Crítica. EL NOVATO | SO FILM ES