CANNES 2018 D-4: Thunder Road, el tortazo estadounidense | SO FILM ES